Efecto placebo. El enorme poder de la mente humana.

Efecto placebo. El enorme poder de la mente humana.

El efecto placebo demuestra el gran poder que ejerce nuestra mente en nuestro cuerpo.

Hay personas que piensan que todas las enfermedades parten de la mente. No nos atrevemos a decir esto, pero si que es verdad que las investigaciones sugieren que la mente influye en nuestra salud y de alguna manera en las enfermedades.

 

El efecto placebo se produce cuando se observa una mejoría en los síntomas después de utilizar un tratamiento que es inocuo, es decir, que no interviene en el proceso.

Es la mente la que convence al organismo para que este mejore.

Lo importante es que el paciente no sabe que está siendo tratado con una sustancia inocua y este mejora en proporción a la cantidad de tratamiento que ha tomado.

 

Para que el efecto placebo funcionen hace falta activar 2 mecanismos. El condicionamiento clásico y las expectativas.efectoplacebo

Si un paciente padece una determinada enfermedad y está convencido de que tomando un particular tratamiento mejorará, está condicionando su respuesta en base a una creencia.

Cuanto mayores expectativas tenga de curarse mayor será la fuerza del condicionamiento de la respuesta.

Hay otros factores importantes alrededor del placebo como la percepción de seriedad del tratamiento, profesionalidad del médico que lo administra. Precio y formato.

Estas señales son las que sugestionan al cerebro para creer que está ante un tratamiento que le podrá curar y esa es la fuerza del placebo.

 

Este efecto es tan poderoso que puede incluso estimular la secreción de sustancia opioides por parte del cerebro disminuyendo así la percepción de dolor.

 

La sugestión, aunque muy desconocida hoy en día demuestra que juega un papel muy importante también.

Las creencias y expectativas del paciente sobre el tratamiento tienen un efecto directo en su organismo modificando así su respuesta fisiológica y su percepción sobre el tratamiento.

 

Nuestra mente tiene un poder enorme y este efecto placebo lo demuestra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *