Alzheimer. Comprendiendo esta enfermedad.

El Alzheimer es una enfermedad tipo demencia que provoca un deterioro de la funciones cognitivas y conducta a nivel generalizado. El síntoma más conocido son las pérdidas de memoria. En este artículo hablamos sobre esta enfermedad.

¿Qué es el Alzheimer?

El Alzheimer es el tipo de demencia más común cuya principal característica es el deterioro progresivo de las funciones cognitivas y conductuales.

Uno de los primeros síntomas del Alzheimer son los problemas relacionados con la memoria.  Las primeras afectaciones en el área del Hipocampo dan como resultado estos fallos que posteriormente se extenderán a otras funciones cognitivas.

A nivel biológico los cerebros de los pacientes de Alzheimer presentaban ovillos neurofibrilares, fibras extrañas entre las neuronas, además de un deposito de la proteína llamada «Proteína Amiloide» rodeando los vasos que prestan energía al cerebro.

Otros hallazgos muestran la perdida de conexiones entre neuronas, es decir, las sinapsis.

A medida que la enfermedad avanza, la persona comienza a dejar de ser autosuficiente, con perdidas cada vez más graves de memoria y con la imposibilidad de realizar las tareas cotidianas.

Los primeros signos de la enfermedad comienzan cuando la persona es incapaz de recordar conversaciones o situaciones recientes. Observamos una pérdida progresiva de habilidades sociales, de comportamiento y pensamiento.

El Alzheimer afecta a entre un 5-15% de la población mayor de 65 años y representa el 50% de las demencias. Se puede dar en personas jóvenes pero en raras ocasiones.

Como factores de riesgo podemos señalar:

  • Riesgo cardiovascular.
  • Antecedentes familiares.
  • TCE graves. Traumatismo cráneo-encefálico.

A día de hoy no conocemos una cura para el Alzheimer pero si existen tratamientos farmacológicos y no farmacológicos que ayudan a relentizar el avance de la enfermedad y mantener a la persona con un grado de independencia mayor durante más tiempo.

La evidencia también parece mostrar que personas que han dedicado más tiempo a su desarrollo intelectual presentan un avance más lento de la enfermedad.

Síntomas del Alzheimer.

  • Perdida de información más reciente.
  • Dificultad para aprender nueva información.
  • Se pierde la capacidad de realizar planificaciones. alzheimer síntomas
  • Dificultades de pensamiento.
  • Problemas para realizar tareas no aprendidas.

Es decir, la persona poco a poco va perdiendo su capacidad de ser autosuficiente, se desorienta con facilidad y comienza a depender completamente de los demás.

Asociados a estos síntomas cognitivos pueden aparecer síntomas Psiquiátricos como alucinaciones, delirios, ansiedad, agitación.

La depresión se ha considerado muy importante ya que en ciertas ocasiones puede ser un factor de riesgo e incluso un síntoma precoz de la enfermedad.

Delirios y alucinaciones se presentan en estadios tardíos de la enfermedad, al contrario que en la demencia de Lewy.

Durante los primeros estadios de la enfermedad es fundamental apoyar a la persona y fomentar al máximo su autonomía. De esta manera hacemos que salga de su posible estado de apatía y activamos su cerebro fomentando el mantenimiento de sus funciones cognitivas y ejecutivas.

También se producen cambios de personalidad o de interés en el avance de la enfermedad.

Y por supuesto el razonamiento abstracto también se ve afectado, se experimentan problemas para recordar conceptos como el dinero, o una determinada operación matemática.

El Alzheimer se caracteriza por una perdida de iniciativa total por parte de la persona por eso es muy importante mantenerla activa y con en un contexto rico en estímulos. La práctica de ejercicios basados en la  estimulación cognitiva son una gran herramienta para trabajar áreas especificas y conseguir mejorar la autonomía y calidad de vida del enfermo.

Ejercicios de estimulación cognitiva:

Los ejercicios de estimulación cognitiva son un manera de mantener y trabajar las funciones cognitivas. Son ejercicios de comprensión lectora, cálculos matemáticos, habilidades que permiten trabajar aquellas funciones específicas que presentan problemas.

Es decir, una persona  podría estar teniendo problemas para acordarse de las reglas de multiplicar. Le propondríamos realizar ejercicios basados en multiplicaciones intentando así, reforzar su conocimiento y habilidad de esa función en concreto.

La estimulación cognitiva tiene como objetivo mejorar la calidad de vida de la persona trabajando sus capacidades cognitivas: lenguaje, memoria y atención.

En el estudio «Plasticidad cognitiva en personas con la enfermedad de Alzheimer que reciben programas de estimulación cognitiva».( Zamarrón Cassinello, Ma. Dolores; Tárraga Mestre, Luis; Fernández-Ballesteros, Rocío). 

Se dice:

» podemos concluir que nuestros sujetos mejoran su potencial de aprendizaje de recuerdo verbal inmediato y diferido, así como su potencial de aprendizaje de fluidez verbal, con respecto al grupo control. Los sujetos, mediante el programa de psicoestimulación, han desarrollado la capacidad de aprendizaje; o lo que es lo mismo, han aprendido a aprender» 

Es decir que la estimulación cognitiva y los programas de psicoestimulación proporcionan a la persona las estrategias y la herramientas necesarias para volver a aprender o mantener determinadas funciones cognitivas.

Por eso es importante detectar estos síntomas lo antes posible. Cuanto antes se pueda actuar y establecer estos programas de estimulación cognitiva, antes comenzaremos a relentizar el avance de la enfermedad.

Para que te hagas una idea de lo que es un programa de estimulación cognitiva, aquí tienes uno.

¿Cuáles son los tratamientos actuales para el Alzheimer?

A día de hoy no disponemos de ningún tratamiento que cure la enfermedad. El uso de ciertos fármacos y técnicas como las estimulación cognitiva, parecen mostar el enlentecimiento de la enfermedad.

Los anticolinesterásicos o inhibidores de la acetilcolinesterasa, fármacos que elevan los niveles de acetilcolina en el cerebro son los que se utilizan normalmente que intentan retrasar el avance de la enfermedad.

Estos fármacos están diseñados para primeros estadios de la enfermedad y se van cambiando durante el avance de la misma.

Aunque el Alzheimer es una enfermedad que no tiene cura, a día de hoy, se sigue investigando en centros de todo el mundo avanzando en el estudio del cerebro y así poder comprender mejor las causas y posibles tratamientos para luchar contra esta enfermedad.

Por ejemplo: hay determinadas compañías farmacéuticas que están trabajando con fármacos que se dirigen directamente a la proteína amiloide, que es la encargada de crear los depósitos comentados anteriormente.

El futuro es esperanzador ya que gracias al gran avance de la medicina, los métodos de laboratorio y  de observación la respuesta para luchar contra el Alzheimer está cada vez más cerca.

close

Regístrate para recibir contenido genial cada semana.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Deja un comentario