¿Qué es el psicoanálisis de Freud?

Freud fue uno de los intelectuales más influyentes del siglo XX y fundador de la pseudociencia que hoy conocemos como psicoanálisis Freud. Con esta teoría el brillante neurólogo intenta explicar y desentrañar cuál es el impulso inconsciente que motiva el comportamiento humano.

De acuerdo con Freud, la sexualidad es la base fundamental de nuestro desarrollo como individuos y nos trata de explicar cómo es esto posible. En este artículo informativo trataremos los puntos más importantes sobre la teoría del psicoanalista.

El psicoanálisis de Freud y el comportamiento humano

Para poder entender lo que Sigmund Freud quería decirnos con esta teoría debemos conocer su origen. Y es que el neurólogo rompió con los paradigmas de que la sexualidad comenzaba durante la adolescencia de las personas. Pues el aseguraba

psicoanálisis freudque esta condición acompañaba la vida de los individuos desde su nacimiento.

Pasaba por un proceso de estructuración y, además decía, tiene distintas etapas que se van desarrollando con el tiempo. Para que toda esa transformación se dé en el sujeto, deben encajar como un rompecabezas, tres aspectos básicos de la vida de un individuo. Estos aspectos clave son, los biológicos, psicológicos y socioculturales.

Ahora bien, de acuerdo con el psicoanalista como se organicen estos tres elementos vitales será el desarrollo de cualquier ser humano. Cada persona tiene pensamientos, emociones, sueños, motivaciones, etc. Sin embargo, también poseemos conductas y es en ellas donde Freud hace hincapié para basar su teoría.

La conducta del individuo y la sexualidad en el Psicoanálisis.

Ya que, según él el origen de nuestro comportamiento y conductas es la sexualidad individual. También afirma que los primeros años de vida de una persona son decisivos para formar la personalidad que tendrá más adelante y por la cual su conducta se verá afectada.

Es en este punto, explica, en el que la condición sexual toma un rol protagónico en nuestra vida. Ya que es cuando comienzan los dilemas entre las necesidades biológicas sexuales del niño y las creencias impuestas por la sociedad en la que vivimos.

Teoría Psicosexual

Dentro de esta teoría definida por el psicoanálisis Freud existe la Teoría Psicosexual en la que encontramos tres pilares fundamentales de la personalidad. El ello, el yo y el superyó forman parte primordial del carácter de cada individuo.

El ello, se define como el cuadrante donde logramos satisfacer nuestro sueños y deseos, es ahí donde aparecen las primeras motivaciones de nuestra mente. Aquí no hay conciencia sobre lo bueno o lo malo, simplemente una necesidad de satisfacer nuestros instintos más básicos.

Por otro lado, el yo se traduce como la conciencia del ello, donde como por arte de magia afloran el raciocinio y sentido común. En este caso, no nos basamos la satisfacción sino más bien en el entorno que nos rodea.

El super yo, nos encamina hacia la moral y la ética que se nos ha enseñado desde niños. Ya sea en la escuela, la iglesia o en nuestro hogar e intentan frenar la conducta natural del ser humano. De esta manera Freud lo definió como que el inconsciente sería “el ello”, la parte consciente “el yo” y por último la ética “el super yo”.

¿Qué nos deja el psicoanálisis de Freud?

Producto de sus investigaciones, Freud nos enseña que dentro del enfoque psicoanalítico la orientación psicosexual se concretaba en dos etapas, el periodo pregenital y genital. El primero de ellos, es el que corre desde el nacimiento hasta la etapa de la pubertad. En esta, la finalidad es la búsqueda del placer sin dolor.

Periodo pregenital

Mientras esta búsqueda sucede el objetivo no siempre será satisfacer las necesidades sexuales del individuo. Ya que también incluyen necesidades no sexuales como beber, comer, afectividad, protección entre otras. Es durante este periodo en el que el niño intenta lograr a satisfacer todo lo que le da placer y es a lo que se le llama necesidades fundamentales.

A medida que encuentra la manera más eficaz de llegar a satisfacer estas necesidades. Más rápido empezará a enfocarse en el campo psíquico de su cuerpo y empezará a manifestar un deseo de organización en este aspecto.

Periodo genital

En cuanto al periodo genital, este recién aparece en la etapa de la adolescencia. En este periodo renace una nueva necesidad para el sujeto que no experimentó durante su niñez y es la necesidad de reproducción. Es en este momento dónde se empiezan a crear nexos sexuales con otras personas.

El psicoanálisis de Freud sostenía que si estas dos etapas se superan apropiadamente y el individuo será capaz de llevar una vida adulta saludable. Si, por el contrario, algo no transcurrió como debía ser, el sujeto creará mecanismos de defensa que junto con la represión sería dañino para él.

La conclusión de Sigmund Freud

Con la Teoría Psicoanalítica, Freud quiso demostrar que la gran parte de la conducta y actividades realizadas por los individuos son inconscientes. Y que, un porcentaje menor de este comportamiento es realizado inconscientemente. Estas conductas vienen, en su gran mayoría, de nuestros primeros años de vida y que vamos desarrollando durante el tiempo.

Es por todo esto, que el psicoanálisis Freud establece que los conflictos de nuestra niñez se deben ir mitigando de manera progresiva. Esto nos enseñará a que esos problemas no influyan luego, durante nuestra vida adulta ya que cargar con ese peso puede perjudicar nuestras relaciones.

Luego de tantos estudios e investigaciones realizadas por el neurólogo, la sexualidad según él es una parte vital del desarrollo de todo ser humano. Sobre todo, porque las pruebas arrojaron que la conducta de los individuos está directamente relacionada con lo sexual.

Esta teoría lo que intenta explicar es el por qué los individuos nos comportamos de una u otra manera. Ya que la conducta humana siempre variará dependiendo de la situación y el contexto en los que se encuentre.

No todos están de acuerdo

Sin embargo, esta conclusión a la que llegó Freud no se trata de una teoría propiamente dicha con basamentos científicos concretos. Sino más bien se trata de un modelo metafórico que intenta explicar el comportamiento humano. Ya que muchos profesionales de la época criticaron su punto de vista “erróneo” e indicaron fallas en su metodología.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *